Propuestas para cambiar las paredes de su casa según su estilo y personalidad. – Gente – Cultura


Esos vientos renovadores que trae el comienzo de un año también pueden refrescar su casa. Un cambio de color en una pared o en una columna pueden marcar la diferencia en un salón o cuarto para que es espacio se vea totalmente renovado.

Pero ¿qué color elegir? Todo depende de su estilo y personalidad, y el tamaño del lugar. No conviene meter mucho color en espacios pequeños y oscuros ni casarse con un solo tono para toda la casa, con excepción de los tonos de blanco (hueso, perla, almendra, etc.), que siempre serán los reyes del color.

“Cuando se piensa en pintar paredes realmente se habla de acentos de color. Es decir, poner un color el lugares específicos de cualquier espacio para generar una energía diferente o destacar algo, como la chimenea, una pared de fondo de un corredor, una columna. Generalmente una casa está pintada de blanco, que da luminosidad a los espacios, y pone ciertos puntos de color para generar diversas sensaciones”, comenta María Elvira Velasco, del departamento de Mercadeo de pinturas de Corona.

La gama de colores y tonalidades de las distintas marcas de pinturas son infinitas, pero, aprovechando las tendencias, estas casas organizan unos grupos de para poder elegir. Recuerde que las tendencias, en general, sirven para guiarnos, no son una imposición y las podemos adaptar a nuestro estilo y gusto personal.

“Atrévase a ponerle color a su casa. Un cuarto de pintura para pintar una pared completa no cuesta más de 20.000 pesos, lo que vale una pizza, pero el efecto dura más: es cambiar el aspecto de su sala, comedor o cuarto”, dice Jesús Márquez, gerente de color de Pintuco.

Los conocedores dieron estas sugerencias.

Pasteles, tonos tranquilos

Suaves, tranquilos y muy pálidos, así son los tonos pasteles para el 2018 que buscan brindar un ambiente hogareño y acogedor donde- quiera que se usen: un salón, el cuarto de los niños, la cocina o el baño.

Estos buscan conectarse con los sentidos y con el gusto de compartir en momentos íntimos con amigos y familia.

La paleta que se nos presenta toma la inspiración de la suavidad al tacto con una gran variedad de tonos pasteles muy pálidos en rosas, verdes y azules. Un alto contraste con un negro de humo y coral intenso realzan la propuesta de color de la tendencia.

Decoración hogar

Los tonos pasteles generan suavidad y tranquilidad.

Colores vibrantes

Esta gran tendencia retoma los colores vivos, que dan mucha energía y calidez a los espacios. Son los tonos de las pantallas digitales, de la alta tecnología, de la vida urbana, de los grafitis, que representan muy bien a los millennials, que están estampando su personalidad en esa primera vivienda, propia o arrendada, que han elegido como su palacio o su cueva.

Aquí se barajan el rojo, el naranja, el azul, el amarillo y el verde intensos, brillantes, vibrantes, divertidos y alegres, ya sea para una pared, una columna o la cabecera del cuarto. Quienes se identifican con esta tendencia no le tienen miedo al color.

Decoración hogar

Los colores vibrantes les van bien a quienes no le temen al color.

Ambientes despejados

La simplicidad de los ambientes minimalistas, donde reina la monocronmía en tonos fríos como el blanco, el negro y el gris, recibe un toque de color este año para hacer cambios que no resultan drásticos y conservan esa conexión con la privacidad celosa, lo simple y lo esencial. Aquí entran a jugar los tonos azules oscuros, una gama de rojos opacos y los marrones terrosos para romper sutilmente la uniformidad.

A estos ambientes les van bien las muebles y tapizados en texturas futuristas como mallas industriales, cortes láser exactos, los metálicos y la fibra de carbono.

Decoración hogar

Un toque de color para romper la monocromía del blanco, gris o negro de los ambientes minimalistas. Puede ser un azul, rojo o naranja opacos.

Contacto con la naturaleza

Cada vez más conectados con el cuidado del medioambiente, con la comida sana, con el consumo responsable, los ciudadanos quieren estar más cerca de la naturaleza, alimentarse de ella y hasta refugiarse ante el estrés de la ciudad. Estos tonos van bien con los materiales artesanales, las fibras naturales y los objetos rústicos.

Pensando en esto, y como prolongación de la tendencia botánica, estos tonos recurren a los colores de la tierra, de la madera, de los musgos, para una propuesta de verdes terrosos, también los que recuerdan a los frailejones, así como naranja intenso, amarillo ocre y hasta un púrpura sólido.

Decoración hogar

Los colores tierra priman en esta tendencia natural.

Tenga en cuenta estos consejos a la hora de pintar

Preparar la superficie. Revise que la pared se encuentre en buen estado: sin mugre, ni grietas, ni huecos ni descascarada. Hay que limpiarla bien y, si es necesario, lijarla un poco para emparejarla. “Recuerde que la pintura es como la piel de la pared, que no cubre imperfecciones; por el contrario, las puede resaltar”, comenta María Elvira Velasco, de pinturas de Corona.

Lea las instrucciones que trae el producto para su correcta aplicación.

Si va a pasar de un color claro a uno más oscuro (de blanco o arena a un café, azul o verde, por ejemplo) la pintura nueva cubre muy bien, sin tantas capas de pintura. Si va a pintar de un color vivo como amarillo, naranja o rojo, es mejor tener de base un tono neutro (blanco, almendra) para que quede más uniforme y no tener que darle muchas manos de pintura.

Es más práctico pintar con rodillo que con brocha; esta sirve para dar acabados en las esquinas y bordes.

Utilice cinta de enmascarar para marcar bien los bordes (techo, otra pared, guardaescobas) o no salirse de la superficie que quiere pintar.

VIDA MODERNA



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook